BLOG

Publicado el: 01/09/2020 |Autor: Maria Laura

Enmiendas Orgánicas: HAMPI

Mejoremos los suelos con enmiendas orgánicas líquidas. Les presento: HAMPI


Las prácticas agrícolas para proveer de alimentos al mundo están basadas en una demanda de fertilización que atiende únicamente las necesidades de las plantas y los cultivos, sin tener en cuenta el cuidado de los suelos, las napas subterráneas y su biología. De seguir esta tendencia, llegaremos a un punto de salinización, desertificación y contaminación de las napas subterráneas de agua, muy difícil de modificar.

En la producción agropecuaria es de suma importancia el rendimiento de los cultivos. Ese rendimiento depende fundamentalmente de la combinación de varios factores: genética del cultivo, clima y nutrientes en el suelo. Estos últimos deben estar de un modo disponible y en cantidades suficientes para el desarrollo y obtención de buenos rindes. 

Una de las prácticas de fertilización más habitual es la de base nitrogenada, ya que es de disponibilidad inmediata. Puede ser en forma de fertilizantes líquidos o granulados. Es una práctica que es eficiente solo si el cultivo se desarrolla de modo correcto y se obtiene en consecuencia el rendimiento esperado. En años donde el clima no acompaña, la inversión en estos fertilizantes es una pérdida económica porque no “quedan” en el suelo disponibles para futuras siembras, sino que se pierden.

Entonces aumentar los niveles de materia orgánica en el suelo, de buena calidad y añeja, asegura excelentes condiciones de producción y reduce los costos de fertilización. 

Utilizar HAMPI, una enmienda orgánica líquida es una forma más sencilla, práctica y económica de elevar el contenido de materia orgánica del suelo en el corto plazo. 

HAMPI está  elaborada a base de turba, humatos y fulvatos, que son los componentes del humus. Y qué es el humus? Es el “cemento” que une entre sí las partículas del suelo, confiriéndole la estructura a este. Su uso año tras año mejora la estructura del suelo y la retención de agua. Además le devuelve a estos la fertilidad perdida por los cultivos reiterados y las labores excesivas.


¿Cómo sabemos si le falta materia orgánica a nuestros suelos? 

En la práctica diaria, cuando hay poca materia orgánica se puede advertir que:


- hay escasa vegetación en esa zona del jardín o lote

- se evidencia erosión o pérdida del suelo, ó

- disminuye el crecimiento o reproducción de las plantas.


Creemos que todos aquellos que somos agricultores, productores y/o tenemos contacto con la producción de nuestros propios alimentos deberíamos contribuir al desarrollo de una agricultura que asegure la sostenibilidad del ecosistema y del bienestar humano.


Características de Hampi


- Estimula la interacción entre los microorganismos del suelo y las raíces de las plantas.

- Aumenta la disponibilidad de macro y micronutrientes. 

- Favorece la estructuración del suelo.

- Brinda mayor tolerancia al ataque de las plagas y resistencia a enfermedades.

- Evita el estrés durante el trasplante, postrasplante y las podas.

- Recupera los suelos dañados a causa del gran uso de fertilizantes.

- Permite reducir la aplicación de fertilizantes utilizada.

- Reduce la contaminación de las napas subterráneas.

- Confiere alta resistencia tanto a la sequía como a la helada.

- Efectos sobre las plantas:

- Más vigorosas y tallos más gruesos.

- Hojas verde oscuro y brillantes.

- Mayor desarrollo de raíces.

- Engrosamiento en las paredes celulares de los frutos, y así se prolonga el tiempo de almacenamiento. Por ejemplo, en el caso de las verduras de hoja (acelga, espinaca, lechuga, rúcula, etc.) al lograr hojas con más fibra y menos agua, aumenta el período de poscosecha, duran más tiempo para poder ser consumidas.


Cómo debe utilizarse HAMPI


Tanto en cultivos extensivos como en intensivos se debe utilizar como complemento de la fertilización. La dosis y los momentos de aplicación dependerán de cada cultivo y tipo de suelo.

Los mejores efectos de esta enmienda se producen cuando se aplica en el suelo y antes de la siembra, aunque también puede aplicarse de manera foliar y obtener numerosos beneficios.

En cultivos en los que no se puede medir la superficie o para hacer riegos puntuales (viveros, plantas en maceta, línea de plantas de frutilla, etc.), es recomendable diluirlo al 2 % y aplicarlo con regadera o con riego por goteo. Es decir, dos litros de HAMPI se diluyen en 98 litros de agua, y se riega el suelo; y, si hay planta, también las hojas. Se repite cada veinte días durante dos meses y luego se va espaciando la aplicación cada dos, tres o cuatro meses según se vayan notando los cambios.


En el próximo Blog vamos a mostrar un cuadro de uso y momento de aplicación de HAMPI para cultivos de la huerta, jardín, intensivos y extensivos.


Gracias por compartir este espacio con nosotros. Somos MASMATERIAORGANICA, esperamos tus consultas y/o comentarios sobre estos temas. Podés seguirnos en Facebook: masmateriaorganica y en Instagram: @masmateriaorganica



Publicado hace 2 semanas